Posición de NAPSA frente a la tenencia de chimpancés como mascotas

Posición de NAPSA frente a la tenencia de chimpancés como mascotas
Posición de NAPSA frente a la tenencia de chimpancés como mascotas

Fuente: http://www.primatesanctuaries.org/files/5714/9819/0678/Karim_Benzema_Letter.pdf
Traducción: Rosario Medrano

Estimado Sr. Benzema,

Le escribimos en respuesta a su reciente foto de Instagram en la que se encuentra a un chimpancé infantil acurrucado junto a usted en Dubai.
Su mensaje aprueba la práctica de tener un chimpancé de “mascota”, lo que le da al mundo un mensaje incorrecto acerca de estos complejos e inteligentes animales. Fomentar el contacto entre humanos y animales exóticos es dañino y peligroso para todos los involucrados. Como expertos en el campo del cuidado de los primates, le imploramos que reconsidere la promoción de este tratamiento irresponsable de los animales.
La Alianza Norteamericana de Santuarios de Primates (NAPSA) es una coalición de once de los principales Santuarios de primates en el continente. En nuestros santuarios, cuidamos más de 700 primates, muchos de los cuales eran anteriormente de propiedad privada como “mascotas”. Los primates criados para la propiedad privada son retirados de sus madres a una edad muy temprana – años antes de su separación natural. Vemos a diario evidencia de cómo esto afecta a primates a través de su vida entera, incluyendo desórdenes sociales, comportamiento auto-perjudicial y depresión.
Los miembros de NAPSA son contactados constantemente por personas que – tal vez porque vieron lindos primates en televisión o redes sociales – compran un primate infantil y luego se arrepienten. Los chimpancés crecen rápidamente y se convierten en seres fuertes, astutos y difíciles de manejar. Pueden contagiar enfermedades y destruir hogares. Los ataques de los chimpancés pueden ser fatales. Simplemente no es posible satisfacer las necesidades de un mono dentro de una casa de familia. La caza ilegal de chimpancés (en parte para el comercio de mascotas) esta diezmando las poblaciones silvestres y causando daños muy reales.
Adjunto está la Declaración de Posición de NAPSA sobre la propiedad privada de primates para que usted pueda conocer más acerca de por qué mantener un mono como mascota es tan perjudicial, y por qué esto no es algo que debe ser promovido a sus millones de seguidores de redes sociales.
Los chimpancés como el que conoció se ven obligados a acurrucarse y bailar para los turistas como usted. Detrás de su acercamiento cariñoso con este chimpancé huérfano hay décadas de crueldad y sufrimiento, para ese animal y para los demás condenados al mismo destino. Por favor reconsidere el mensaje que envía con dichas imágenes.

Sinceramente,

Erika Fleury
Program Director

 


Declaración de posición de la defensa
Propiedad privada de los primates

La Alianza Norteamericana de Santuarios de Primates (NAPSA) se opone a la propiedad privada de Primates.

A diferencia de perros y gatos, los monos no son animales domésticos. Los primates no humanos son animales extremadamente sociales cuyo desarrollo normal requiere de la compañía de otros de su propia especie. Idealmente, los primates deben vivir en la naturaleza. Sus hábitats naturales incluyen grupos sociales de su misma especie que les permiten aprender de sus familias y tener una vida emocionalmente rica. Sin embargo, hay una industria activa que cría primates para vender como mascotas en casas humanas.
Como infantes, los primates para el comercio de los animal doméstico se quitan de sus madres años antes de que sean naturalmente separados, esto causa un sufrimiento psicológico que se manifiesta a lo largo de toda su vida. A menudo les extraen los dientes para facilitar el manejo, lo que puede limitar los alimentos que pueden comer. Una atención veterinaria calificada para los primates como mascotas puede ser difícil, si no imposible, de encontrar.
Los primates son animales inquisitivos cuya atención adecuada requiere estimulación mental diaria y extensa actividad física, que es a menudo imposible de proporcionar en un hogar promedio. Los primates mantenidos en hogares humanos rara vez son supervisados ​​por funcionarios de bienestar animal, lo que significa que son mantenidos en condiciones de vida inadecuadas, resultando en el descuido, el maltrato y una cantidad de dolencias psicológicas y físicas que pueden conducir a la muerte. Hay una serie de enfermedades zoonóticas que son transmitidas a través de los primates y que pueden ser dañinas, incluso fatales, para los seres humanos.
Una vez que los primates llegan a la adolescencia, que puede ser sólo unos pocos años dentro de una vida de más de 40 años que pueden vivir, inevitablemente se vuelven demasiado difíciles para manejar. Los primates pueden y van a morder. Tienen mandíbulas fuertes y dientes afilados, y las mordeduras pueden resultar en lesiones significativas y potencialmente mortales para los seres humanos. Al darse cuenta que vivir con un primate adulto no es posible, los propietarios a menudo buscan entregar sus mascotas o son obligados a entregarlos debido a que son una amenaza a la seguridad pública.
Muchos primates que eran propiedad privada terminan viviendo en parques zoológicos, reciclado como reproductores para producir la próxima generación de mascotas malogradas, o en otras situaciones de abuso. En los mejores casos, las mascotas pueden terminar en un santuario miembro de NAPSA, donde viven los años que les quedan en un ambiente enriquecido más típico de su propia especie. Incluso en el santuario, los ex animales domésticos a menudo tienen dificultades en aprender cómo socializar con otros primates y muchos exhiben comportamientos anormales por el resto de sus vidas.
La propiedad privada de los primates nunca es para el mejor interés del animal o del dueño.

 

Para mayor información:

Style switcher RESET
Body styles
Color settings
Link color
Menu color
User color
Background pattern
Background image