Los grupos proteccionistas de animales exigen transparencia

Los grupos proteccionistas de animales exigen transparencia
Los grupos proteccionistas de animales exigen transparencia

Los grupos proteccionistas de animales exigen transparencia sobre el destino de los monos utilizados en la controvertida investigación de cerebro en el Instituto Max Planck en Tübingen.

Cruelty Free International se ha unido a otros grupos de protección de los animales en Europa para pedir por el paradero actual y el destino de todos los monos supervivientes del Instituto Max Planck de Cibernética Biológica (MPI) en Tübingen en Alemania para ser liberados al dominio público.

La convocatoria es el resultado de una solicitud de libertad de información presentada por Ärzte-gegen-Tierversuche e.V (Alemania), One Voice (Francia) y Cruelty Free International (Reino Unido) al distrito de Baden-Württemberg de Tübingen. Sólo un laboratorio, la Katholieke Universiteit Leuven en Bélgica, aceptó la divulgación pública de que su Departamento de Neurociencias tomó cinco monos del MPI. La ubicación y el destino de los otros monos no se conoce, ya que los laboratorios en cuestión han denegado el permiso para que la información sea liberada.

Sarah Kite, Directora de Proyectos Especiales de Cruelty Free International, dijo: “Es inaceptable que la ubicación y el destino de estos monos se mantenga en secreto. El MPI es un laboratorio alemán financiado con fondos públicos y el laboratorio de la UE  y la gente en Alemania y en toda Europa se sorprendió por la forma en que los monos fueron tratados y el sufrimiento que atravesaron en la instalación. La industria de la investigación animal afirma estar a favor de la transparencia y, creemos firmemente, que el público ahora tiene derecho a saber lo que les ha sucedido a estos monos.”.

El MPI estuvo en el centro de los medios de comunicación y la controversia pública después de una campaña de largo plazo y la liberación, en 2014, del angustioso video encubierto que reveló el sufrimiento inmenso de los primates, que se vieron obligados a participar en experimentos de neurociencia, en cirugías de cerebro invasivas, privación severa de agua y coerción física y psicológica (1). Algunos de los monos habían estado en el laboratorio durante años.

En 2016, el MPI anunció que finalizaría el uso de primates en estos polémicos experimentos. Sin embargo, no se hizo pública ninguna información sobre el destino real y el paradero de los animales supervivientes. Cruelty Free International, Ärzte-gegen-Tierversuche eV y One Voice, con el apoyo de la Dra. Jane Goodall, Fundadora del DBE, el Instituto Jane Goodall y Mensajera de la Paz de las Naciones Unidas, pidieron al MPI que liberara a todos los monos supervivientes, alegando que habían sufrido lo suficiente y merecían vivir el resto de sus vidas libres del sufrimiento y del confinamiento del laboratorio. Sin embargo, se teme que en lugar de eso el MPI tomó la decisión impactante de enviar a todos los monos supervivientes a otros laboratorios en Europa para seguir siendo utilizados en experimentos de cerebro polémicos y crueles.

Además de la inmoralidad del polémico uso de los primates en los experimentos cerebrales, los grupos de protección animal también cuestionan la relevancia científica de la investigación en neurociencia. La mayor parte del trabajo realizado en el MPI fue la investigación básica, con aplicación a seres humanos altamente especulativos. Debido a las diferencias importantes entre los primates y los seres humanos en la estructura y la función del cerebro, los datos recogidos de monos utilizados en la investigación de neurociencia son engañosos y de poca relevancia para las personas.

Una reciente revisión científica encontró que las afirmaciones de la relevancia humana de los datos, hechas por los investigadores que utilizan primates en este tipo de experimentos, fueron exageradas (2). La revisión también encontró que la disponibilidad y el uso de estudios éticos que involucran seres humanos eran de mayor valor para el progreso médico. Sin embargo, la importancia de los resultados de la investigación ética de la neurociencia en los seres humanos está siendo subestimada por los investigadores. Los investigadores que utilizan monos en los experimentos de neurociencia son, los grupos de protección de los animales creen, inflando la importancia de esta investigación de primates, que se atribuye incorrectamente como crucial para algunos avances médicos históricos.

 

NOTAS:

1)            https://www.crueltyfreeinternational.org/what-we-do/investigations/monkey-experiments-max-planck-institute-germany)

Monkeys at the Max Planck Institute for Biological Cybernetics were subjected to:

•             Highly invasive brain surgery to implant head posts and/or recording devices in the brains of monkeys.
•             The use of water deprivation, to coerce the monkeys into doing what the researchers want.
•             The use of physical coercion (including the use of a collar and pole) to force monkeys out of their cages and to ‘acclimatise’ the animals to a restraint device (called a ‘primate chair’) – in which the monkeys are held by their neck and body in an abnormal and uncomfortable position.
•             Thirsty monkeys, restrained by a post implanted in their heads and their bodies immobilised in the device, so that researchers can take recordings from their brains as they look at computer screens or push levers. This can take place for up to 5 hours per day, five days per week.
•             Monkeys were kept for years and continually used in this research.

2)            Bailey J & Taylor K. (2016). Non-human Primates in Neuroscience Research: The Case Against its Scientific Necessity. ATLA 44, 43-69:
https://www.crueltyfreeinternational.org/sites/default/files/Bailey_Taylor_primate%20neuroscience_ATLA_2016.pdf

Para mayor información por favor contactarse con:
Cruelty Free International – Media Office: +44 (0) 207 619 6978 or +44 (0) 7850 510 955 or Email: media@crueltyfreeinternational.org
Doctors Against Animal Experiments Germany (Ärzte gegen Tierversuche e.V.), Tel. +49 2203 9040990, Fax +49 2203 9040991, Email info@aerzte-gegen-tierversuche.dewww.doctors-against-animal-experiments.org